Una Fundación para las personas sin hogar

idigent 2

Dibujo de Xavier Cabanach

En este tiempo de crisis sanitaria y especial necesidad asistencial, presentamos una entidad de Tarragona que ayuda durante todo el año a
las personas sin hogar, habiendo recibido el reconocimiento de las
autoridades ciudadanas y de la sociedad en general.

El 1 de noviembre de 2006, la Fundació comenzó su actividad con la
acogida de las primeras 15 personas “sin techo” en un local de la ciudad,
la Pensión Carmen, de la calle Cartagena, a la que siguió después la Pensión Al-hambra, de la calle Estanislau Figueras.

Cinco años después, gracias a un albergue cedido por la Obra Pía Montserrat, en la plaça de les Peixateries Velles, pudo ampliarse el número de plazas, hasta 30, y la duración de los servicios, pues se había comenzado
acogiendo a personas durante los seis meses más fríos del año, y desde
entonces pudo alargase a todo el año.

Anualmente son acogidas unas 600 personas . La mayoría son de
mediana edad, la mitad españolas y la otra mitad extranjeras, procedentes
de todo el mundo.

Seis empleados especializados cuidan del funcionamiento: la estancia, las
camas, comidas, ropa, y la asistencia personal. Para ello, el Patronato recibe ayudas institucionales, particularmente del Ayuntamiento de Tarragona, y donaciones de empresas y personas particulares.

Es una tarea que se hace en coordinación con muchas entidades: Càritas,
Fundación San Egidio, Formació i Treball, Cruz Roja, el Banco de los Alimentos y hospitales de la zona.

Por su función benéfica, la Fundació Privada Bonanit ha recibido el Diploma al Mèrit Civic que otorga el Ayuntamiento.

Debido al Covid-19, en largos periodos de 2020 hemos tenido que confinar
a grupos de personas estables para evitar el contagio de la pandemia.

Programa pisos

Aparte de atender a personas que duermen en la calle, la Fundació dispone de nueve pisos para familias con menores: cuatro en los barrios de San Salvador, Sant Pere i Sant Pau, Torreforta y Camp Clar, y los otros cinco en el Casco Antiguo y zona del Ensanche. Tres pertenecen al Servei d’Habitatge de la Generalitat; dos a la Compañía de María, Lestonnac, cedidos en condiciones ventajosas, y otros cuatro mediante un alquiler que apareció como oportunidad sobre los precios de mercado. De las familias acogidas, cuatro son españolas, una dominicana, una ecuatoriana, una peruana y dos colombianas. En conjunto viven en estos pisos 40 personas.